lunes, 25 de noviembre de 2013

Llenazo en Melodías para África de Harambee 2013




Conmovedora respuesta de los valencianos a la convocatoria de la nueva edición del concierto Melodías para África.




La sala Rodrigo del Palau de la Música de Valencia tuvo que poner el cartel de “no quedan entradas” desde varias horas antes del concierto, y se llenó hasta arriba.

Los periodistas Laura Artal y Juan Ivars hicieron una magnífica presentación de las realidades y proyectos  de Harambee. El hospital Monkole, en Congo, y otros más en Benín, Camerún, Kenia, Togo, Mozambique…




Vivimos un momento mágico cuando, al iniciar sus deliciosas melodías Carlos López y Husan Park, apareció en pantalla el rostro de una jovencísima africana, que miraba con ojos agradecidos y sonrientes al público de la sala... 





...como si las melodías con que los valencianos envuelven su generosidad hacia África ya hubiese llegado a su destino, y regresase de vuelta con el pago de esa sonrisa agradecida, que el fotógrafo Ismael Martínez captó para transmitir justo lo que pretende Harambee: ayudar a africanos que se esfuerzan por mejorar las condiciones de vida de su país.






Llegaron al corazón las palabras de Celine Tendobi, recogidas en un estupendo audiovisual de María Huguet: “con muy poco puedo salvar vidas en África. Todo granito de arena que podamos aportar está muy bien.”







Nos conmovió también el derroche de arte y belleza musical que desplegaron Carlos y Husan. El público disfrutó, y lo supo agradecer con larguísimas ovaciones. El aplauso se hizo aún más fuerte cuando supimos que Husan iniciaba esa misma noche un largo y agotador viaje para actuar al día siguiente en una lejana ciudad.  






Mucho que agradecer a tantos cientos que un año más se han volcado con su trabajo y participación en este evento. 





Y un sentimiento unánime: al año que viene, a una sala más grande… Harambeetodos a una,  la llenamos. 



jueves, 14 de noviembre de 2013

Harambee: Melodías para África en el Palau de la Música de Valencia



941972_577132628994070_2099845754_nConcierto solidario de Harambee “Melodías para África”




Como otros años, la ONG Harambee, con la colaboración de la fundación COSO, organiza el ya tradicional concierto solidario Melodías para África. Será en el Palau de Música de València el próximo sábado 23 de noviembre a las 7.30 de la tarde.  

  
El concierto correrá a cargo del barítono  Carlos López Galarza y la pianista Husan Park, que interpretarán un alegre y  variado repertorio de melodías populares y de Broadway. El acto será presentado por los periodistas Juan Ivars y Laura Artal.



Harambee es  una ONG para el desarrollo que apoya proyectos educativos, sociales y sanitarios en África, y promueve iniciativas de sensibilización y comunicación en el resto del mundo acerca de las necesidades de África. Se propone superar estereotipos sobre el continente africano y destacar las experiencias positivas de tantos africanos que se esfuerzan  por mejorar la sociedad en que viven. 


Cada año concede el Premio a la Promoción y la Igualdad de la Mujer Africana, que este año ha recaído en la médico congoleña Celine Tendobi. La doctora Tendobi ha estado con nosotros para dar a conocer la ingente labor socio-sanitaria que desarrolla en Kinshasa desde el hospital Monkole.

 

Harambee promueve también el Premio Internacional “Comunicar África” para videoclips realizados por jóvenes. En Valencia Harambee cuenta con la colaboración de la Fundación COSO
  

Aquí se pueden comprar entradas (Hay también una amplísima fila 0…)


Este es el programa del acto

 


Melodías para África




           

Flores argentinas. Colección de canciones de Carlos Guastavino



                      I.        Cortadera, plumerito...

                      II.       El clavel del aire blanco

                     III.      El clavel del aire blanco

                    IV.      El vinagrillo morado

                     V.       ¡Qué linda la madreselva!

                    VI.      Las flores del macachín

                    VII.     Las achiras coloradas

                   VIII.    Jazmín del país: ¡qué lindo...!

                    IX.      Aromito, flor de tusca...

                     X.       La flor de aguapé

                    XI.      Ay, aljaba, flor de chilco…

                    XII.     Ceibo, ceibo, zuiñandí



Melodías de Broadway



·       Night and day (Cole Porter)

·       You don't remind me (Cole Porter)

·       In the still of the night (Cole Porter)

·       I've got you under my skin (Cole Porter)

·       All the things you are (Jerome Kern)

·       Embraceable you (George Gershwin)

·       Cheek to cheek (Irving Berlin)


Sábado 23 Noviembre 2013, 19:30 


Palau de la Música de València. Sala Rodrigo.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Saxum: para estar más cerca de Cristo

Apasionante proyecto en la Tierra que pisó Jesús, para conocerle más de cerca. Un rincón junto a los Santos Lugares donde cualquier persona de cualquier lugar del mundo se sienta como en casa: Saxum 







 

Spanish Saxum Subtitles from Saxum Foundation on Vimeo.

martes, 5 de noviembre de 2013

El despertar de la señorita Prim.

El despertar de la señorita Prim. Natalia Sanmartín Fenollera. 
Ed Planeta 



La periodista Natalia Sanmartín es especialista en información económica y jefe de Opinión de “Cinco Días”. Quizá ese oficio, de apariencia fría y calculadora, hace más sorprendente esta su primera novela, que rezuma riqueza expresiva, encanto poético, fina sensibilidad y elegancia en los diálogos, y  una razonada naturalidad para mostrar la presencia de Dios en la vida cotidiana.


El relato nos introduce, con maestría que recuerda a Jane Austen, en el mundo interior de la joven Prudencia Prim. Segura de sí misma y de sus principios, pero insatisfecha de su vida laboral y afectiva, acepta un trabajo de bibliotecaria en una pequeña  y desconocida ciudad, San Ireneo de Arnois.



Para sorpresa de Prudencia, en san Ireneo todo parece discurrir de manera diferente. Sus amables  habitantes comparten estilo de vida y prioridades, y todo está dispuesto para que esas prioridades se mantengan en su orden. Es un mundo que aprecia las cosas pequeñas de la vida, tales como  “el primer café de la mañana, las lecturas de verano interrumpidas por la siesta, la luz del sol, los ojos de los niños…” Creen que  esas pequeñas cosas son el camino para las grandes, y  conocen la alegría que produce hacerlas bien, una detrás de la otra, sin apresurarse. En ese ejercicio adquieren mesura, paciencia, capacidad de silencio y contemplación: dones necesarios para encontrar  la añorada belleza, “que no es un qué, sino un quién”.


La señorita Prim acusa el choque con esos principios.  Ponen en duda los suyos, que hasta ese momento se le presentaban incontrovertibles.  La irritante seguridad de su anfitrión  le resulta especialmente enervante. Tendrá que deshacerse de muchos prejuicios y barreras sicológicas hasta que un desconocido mundo de belleza y sabiduría se abra a sus ojos.


Los diálogos, especialmente los que enfrentan a Prudencia con “el hombre del sillón” –su joven empleador- son una delicia para la inteligencia. Un fino sentido del humor recorre la historia, cuajada también de referencias  a obras maestras del arte y  la literatura. “La carta robada”, de Edgar Allan Poe, “que describe perfectamente el descubrimiento del amor”. El valor de la auténtica belleza, expresado por Dostoiewski: “¿qué belleza salvará el mundo?”… Manifiesta una especial sensibilidad para apreciar virtudes singulares del carácter de las personas, como aquel  “…tenía el encanto indefinible de las personas que callan más de lo que dicen”.


Curiosamente, en san Ireneo los niños no van a colegios ni institutos.  Se reúnen en las casas particulares de los profesionales más prestigiosos de la ciudad, y aprenden con ellos. Una situación utópica, de la que se sirve la autora para resaltar algo que los planes educativos olvidan: los padres, y no lejanos e inquietantes burócratas,  son los responsables de educar a sus hijos de acuerdo con sus preferencias.  “Los padres que han enseñado las cosas más bellas a sus hijos –explica uno de los habitantes de san Ireneo-  y cada día les dedican su mejor tiempo para seguir haciéndolo, no quieren ningún maestro para ellos que esté lleno de teorías pedagógicas y ciencias modernistas, porque les estropearía su trabajo. Sería como meter al zorro dentro del gallinero”. “Si uno está convencido de que el mundo ha olvidado cómo pensar y educar, que ha arrinconado la belleza de la literatura y el arte, que ha ahogado la fuerza de la verdad… ¿permitiría que ese mundo enseñara algo a sus hijos?”


Natalia Sanmartín nos muestra  la eficacia del sistema educativo de san Ireneo mediante los fascinantes sobrinos del “hombre del sillón”. Unos niños sorprendentemente sabios para su edad. Tenían “…algo inquietante, que convivía con una luminosa y soleada inocencia y con aquella ternura con la que veneraban cada palabra que salía de la boca del hombre del sillón”. Y la raíz de esa veneración: “lo queremos mucho: él siempre dice la verdad”. 


Están educados –como el relato nos va revelando con simpáticas anécdotas- en el valor del silencio y la contemplación (“la inteligencia crece en el silencio, y no en el ruido”). Y en  un modo distinto de sacar provecho de los libros, que –al igual que la música y los cuadros- “se disfrutan, se memorizan en parte, se leen en voz alta… pero no se ‘analizan’”.


Estos niños saben definir las cosas con hondura: “Un icono es una ventana abierta entre este mundo y el otro”, dice uno de ellos. Y tienen unas intuiciones maravillosas, como la pequeña Téseris, que con sólo 10 años explica con sencillez que la historia de la Redención “es un cuento de hadas real”. “La Redención –explica en otro lugar la autora- no se parece en nada a los cuentos de hadas. Son los cuentos de hadas y las viejas leyendas las que se parecen a la Redención. Como cuando pintas un árbol en un dibujo. El árbol no se parece en nada al dibujo. Sólo el dibujo se parece un poquito al árbol”.


Téseris –explica la abuela de la niña- tiene una sorprendente familiaridad con lo sobrenatural, y durante mucho tiempo no entendió que a los demás no nos ocurriese lo mismo.” Y confiesa la abuela: “no sospechaba hasta qué punto lo sobrenatural puede tocar lo natural hasta que lo he visto reflejado en ellos”. La imagen de las hadas es un eco de las palabras de San Pablo: “Ahora vemos como a través de un espejo, oscuramente. Será después cuando veremos todo tal cual es, cuando conoceremos de la misma forma en que somos conocidos”.


Pero la señorita Prim está educada en un mundo en que lo sobrenatural no cuenta. Le produce rechazo la sola mención de la religión. Cuando “el hombre del sillón” intenta explicarle que no debe preocuparse por sus fallos, porque todos los tenemos a causa de nuestra naturaleza herida, Prudencia niega la validez del argumento “porque es religioso”, y ella no es religiosa. Y recibe esta respuesta, que bien podrían atender muchos racionalistas actuales: “No me diga que mi argumento no sirve porque es religioso. Contra-argumente, dígame que no es exacto, porque la única razón por la que mi argumento puede no servir es porque resulte falso. No se trata de si es una respuesta religiosa o no, sino si es o no es cierta.” 

La señorita Prim tardará en descubrir el empobrecimiento vital que supone su actitud racionalista, que le lleva a elecciones equivocadas.


La autora da en el clavo al señalar la razón de muchas de las cerrazones a lo sobrenatural: la soberbia. “¿Cree usted –dice “el hombre del sillón”- que el ser humano es capaz de alcanzar la perfección y mantenerse en ese nivel de excelencia moral por sus propias fuerzas? ¿Cree que el hombre no falla? Porque yo creo lo contrario, que errar es humano, que tenemos una naturaleza herida que a veces falla. Y cuando falla lo que hay que hacer es pedir ayuda a quien hizo la máquina. Negarlo es soberbia”.


Una lectura muy reconfortante, que invita a salir en busca de la belleza, libres de los prejuicios de un mundo racionalista y alicorto que ha perdido la sensibilidad para descubrirla.



domingo, 27 de octubre de 2013

Harambee: Africa nos concierne

África nos concierne




La reciente tragedia de Lampedusa es sólo la punta del iceberg de una tragedia más grande que afecta a todo el continente africano. El Papa Francisco no dudó en presentarse en aquella isla del sur de Italia, puerta de la esperanza para tantos africanos desesperados, para señalar desde allí con su dedo a los gobernantes de la Unión Europea y decirles con voz fuerte  que la situación es una vergüenza para Europa, que no pueden quedarse de brazos cruzados. Nadie puede mirar a otro lado. No podemos aceptar esa "globalización de la indiferencia". 


Francisco  recogía el eco de unas palabras de Joseph Ratzinger en su libro Jesús de Nazaret, que han cobrado rabiosa actualidad. Comenta Ratzinger  el episodio del Evangelio en que un doctor de la ley pregunta a Jesús: “¿Y quién es mi prójimo?”


Casi todos tenemos claro que hay que hacer algo por los “prójimos”, los allegados. Pero ¿hasta dónde llega el concepto de prójimo? Le ponemos límites: los parientes más cercanos, quizá también los de mi pueblo, o  incluso los connacionales. Pero los de otros pueblos, o sencillamente  quienes no piensan como yo, ¿esos son también mi prójimo?


Jesús responde con esa maravillosa parábola del Buen samaritano, en la que deja clara la universalidad de su concepto de prójimo, imagen del  amor universal de Dios por los hombres, por cada persona.  El extranjero, el más alejado, el que ni siquiera comparte mis ideas… ése, me concierne. Jesús pone a un extranjero, mal visto por los judíos,  como modelo sobre cómo debemos tratar a los demás. Sólo el extranjero se compadece de aquel pobre hombre asaltado, golpeado y saqueado por unos bandidos, a quien  sus más “prójimos” han abandonado a su suerte.


Ratzinger concreta mucho.  El buen samaritano no se pregunta hasta qué punto llega su obligación de solidaridad.  Al buen samaritano sencillamente se le parte el corazón ante el dolor ajeno.  Se despierta en él un maternal sentimiento de compasión, que se impone a cualquier otra consideración sobre su grado de responsabilidad en la tragedia, sobre si le compete o no aquel asunto, sobre si atender a aquella persona herida le complicará la existencia. No se pregunta si aquel es su prójimo. Sencillamente siente la evidencia de que él mismo debe convertirse en prójimo para el otro. Y actúa. Ahora sabe que es hermano de todo aquel que se cruza en su camino y necesita ayuda. Siente en su interior la universalidad del amor.


Y sigue concretando Ratzinger: “La actualidad de  la parábola resulta evidente. Si la aplicamos a las dimensiones de la sociedad mundial, vemos cómo los pueblos explotados y saqueados de África nos conciernen. Vemos hasta qué punto son nuestros “prójimos”; vemos que también nuestro estilo de vida, nuestra historia, en la que estamos implicados, los ha explotado y los explota. Un aspecto de esto es sobre todo el daño espiritual que les hemos causado. En lugar de darles a Dios, el Dios cercano a nosotros en Cristo, y aceptar de sus propias tradiciones lo que tiene valor y grandeza, y perfeccionarlo, les hemos llevado el cinismo de un mundo sin Dios, en el que sólo importa el poder y las ganancias; hemos destruido los criterios morales, con lo que la corrupción y la falta de escrúpulos en el poder se han convertido en algo natural. Y esto no sólo ocurre en África”.


Vale la pena releer el texto íntegro del libro de Ratzinger. Y escuchar a Francisco. Y sacar conclusiones: África nos concierne. No podemos quedarnos de brazos cruzados.  Hay que ayudar.  


Gracias a Dios son muchas las iniciativas de solidaridad que trabajan desde hace tiempo en África. Hay donde elegir para echar una mano. Una de esas iniciativas es Harambee. Nacida en 2002 por iniciativa de Álvaro del Portillo, prelado del Opus Dei, es una pequeña gota en el océano de la generosidad. Pero una gota eficiente que ha desarrollado con éxito varias decenas de proyectos asistenciales, sanitarios y educativos.





Los días 5 y 6 de noviembre tendremos en Valencia  a la doctora congoleña Celine Tendobi, del hospital Monkole de Kinsasha.  Acaba de recibir el premio Harambee a la Promoción e Igualdad de la Mujer Africana.  Una ocasión  excelente para conocer de primera mano qué sucede en África y cuánta gente buena, como Celine,  trabaja de firme con profesionalidad y entrega para hacer de África un continente mejor, donde las condiciones vitales no obliguen a salir, sino inviten a quedarse. 


Es posible, si ayudamos todos. Que eso significa Harambee: todos a una.