martes, 25 de junio de 2013

Harambee: Comunicar África, también con dibujos


Creatividad, emoción contenida e ingenio artístico. Son los ingredientes de estos simpáticos dibujos llenos de color sobre África.



Están realizados por alumnos del Colegio El Vedat de Valencia, tras la charla que mantuvieron con Ezinne Ukagwu, nigeriana, ganadora del Premio Harambee a la Igualdad de la Mujer




Les impresionó conocer cuanto Ezinne les contaba sobre la vida en África. Las duras condiciones en que discurría la vida de niños como ellos, afrontadas sin embargo con una alegría llena de vitalidad y optimismo ante el futuro.


Y sobre todo les impresionó saber que ellos podían ayudar desde aquí a que esas duras condiciones fuesen cada vez menos. Que con su pequeña esfuerzo y su sensibilidad comunicativa podían contribuir a que el bienestar y la calidad de la enseñanza y la sanidad mejorasen. Les entusiasmó saber que existen africanas como Ezinne, que trabajan con gran profesionalidad y sin desanimarse por las dificultades. Y que existen niños como ellos en muchos países  que apoyan con el mismo entusiasmo. Con gente así se cambia el mundo.
 

 



viernes, 14 de junio de 2013

Chesterton, autobiografía



G.K. Chesterton. Autobografía

Ed. El Acantilado 


    “Aquí estoy en la malsana y degradante tarea de contar la historia de mi vida”. Así habla de sí mismo en esta singular autobiografía el genial escritor y periodista inglés (1874-1936) que cultivó gran número de géneros literarios: novelas de intriga (la genial saga del Padre Brown, o El hombre que fue jueves), biografías (Tomás de Aquino –una de las mejores sobre este gran santo e intelectual-, san Francisco de Asís, Charles Dickens), ensayos (Ortodoxia), poesía,… Fue especialmente memorable en sus columnas periodísticas. Destacó también como orador. 


    Son famosas sus controversias con personajes de la vida política y cultural del momento. Su obra tiene un estilo polémico, a veces enmarañado, pero siempre cuajado de un peculiar y chispeante sentido del humor, que despierta el afecto y la sonrisa, e incluso la carcajada, en el lector. 


    Un sentido del humor con el que zahiere a quienes intentan polemizar sin fundamento: “Me alegra saber suficiente griego como para coger el chiste cuando alguien dice que es inútil en una democracia”. O con el que denuncia manipulaciones lingüísticas que esconden traiciones al bien común, o sencillamente al sentido común: “Ahora llaman hombre de negocios al capaz de arruinar, destrozar y tragarse los negocios de cualquiera”.