miércoles, 7 de abril de 2010

BANESTO 2



Se confirma: el observador lo  ha presenciado. En BANESTO hay empleados trileros. Ha tomado nota de la conversación:

-“Sí, ya tengo el contrato”. 

-"Quiero verlo", responde la pobre mujer cliente, a la que el banco le viene robando tasas inexistentes de 34 euros. 

-“Bueno, no lo tengo pero he visto lo suyo”. 

-"¿Pero no ha dicho que lo tenía?" 

-“Lo he visto y tiene razón, no se contempla lo que dice” 

-(¿?) 

-“O sea, que no tenían que haberle cobrado esa tasa."

-"No es una, son ya tres", dice la pobre mujer. 

-“No. Bueno, son dos, a ver….” Y hace como que busca en el ordenador, cuando uno intuye que conoce perfectamente que son tres...

-“Pero claro, la de enero puedo pedir que se la abonen, aunque no le aseguro nada. Pero la de junio…” 

-"Me acaba de decir que las han cobrado indebidamente, ¿y dice que no me asegura que la devuelvan? ¿Son capaces de eso?" 

-“De eso y de mucho más...” se le escapa por lo bajo al empleado trilero. 

Y el observador se confirma en sus sospechas acerca de la honradez de las prácticas de BANESTO. 

-“Pero que conste que recibirá una carta del banco –dice el trilero en tono de reconvención-  porque claro, usted factura muy poco, y eso, pues claro… Desde luego factura más del mínimo que señala el contrato (¿pero existe o no ese contrato?), pero no mucho más, y claro…” 

Y el empleado mira al observador, y no se atreve a usar las expresiones que usó cuando tenía ante sí a la pobre mujer, sin testigos, y le espetó aquello de que “usted no le interesa a nuestro banco,  por eso le estamos cobrando tasas inexistentes y contra todo derecho, y si no le gusta se busca otro banco”. 

No, esta vez no se ha atrevido, porque hay testigos junto a la pobre mujer. Pero la pobre mujer no se irá hasta que le devuelvan su dinero, y hace bien. A estos hay que desenmascararlos, y llegar hasta el Presidente de Banesto si hace falta. ¿O está el Presidente en el ajo también?

Con esas prácticas se hunde a una sociedad que desea ser honrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario