sábado, 2 de marzo de 2013

Verdad, valores, poder. Joseph Ratzinger






Verdad, valores, poder. Joseph Ratzinger



 Verdad, valores, poder,  son piedras de toque de la sociedad  pluralista. En estos tres ensayos el entonces cardenal Ratzinger reflexiona respecto al problema de la sociedad actual, construída en torno a la democracia, pero sin una referencia clara acerca de los valores que debe promover.




Las democracias que no se apoyan en un mínimo de valores,  no expuestos al arbitraje de mayorías cambiantes, degeneran en tiranías. Es el gran problema de las democracias occidentales, que buscan en vano un fundamento  en el pantanoso terreno del relativismo, y desprecian el firme apoyo de los valores cristianos sobre los que crecieron.



Es ilustrativo, por ejemplo,  el análisis de Ratzinger al comentario de Hans Kelsen, maestro del positivismo jurídico, a la pregunta de Pilatos a Jesús: ¿Qué es la verdad? Kelsen dice que la pregunta ya contenía la respuesta: la verdad es inalcanzable. Por eso Pilato formula la pregunta y no espera la respuesta de Jesús: se dirige a la multitud y les dice: ¿Queréis que os suelte al Rey de los judíos? Es decir: somete la cuestión (sobre qué es la verdad) a la voluntad popular y deja que sea el pueblo quien decida. Actuando así Pilato se comporta como el “perfecto demócrata”: confía el problema de designar lo que es verdadero y justo a la opinión de la mayoría. Ratzinger comenta: “El hecho de que en el caso de Jesús fuera condenado un hombre justo e inocente no parece inquietar a Kelsen. No hay otra verdad que la de la mayoría”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario